Acerca de Daniel Escobar

Hola

Traguémonos el hielo

Malsigno_img95En tu nervio vegetal;
es grato gravitar en tu adiós,
en tu nombre que no pronuncia;
y al callar tanto;
es posible que no me juzgues con bondad.
Cuando desprendido de tu fe,
majestuoso vuele acuático,
no recordaré ya quien eras;
y no será posible ser conciencia entre tanta espesura.
Metro a metro rayando tu amor pequeño,
aquí estoy, aunque no me veas,
aquí yazgo, colmado de tu acento andino.

Anuncios

Incolora fe

Malsigno_img90En el exilio de las arrugas,
en el apuro de una marcha de desencuentros;
hay secretos en la calzada;
hoy, en el camino que gasta mis pasos,
nadie me ha oído venir.
En cada centímetro de los días pasados,
me paré convertido en un umbrío desembarcadero.
En la danza de los padrenuestros,
en el adiós de un Dios resentido,
me iré, con ambas manos.
Y entre tu por qué,
me voy quedando inválido Sigue leyendo

Añejo volar

Malsigno_img94Y te vi volar infinito, en cuadros colgados,
y te vi partir en mi soplo metafísico;
muy adentro, gritaron calladas voces, sedientas,
del vano licor añejo, de tus matices gitanos;
y nacieron lloviendo los febreros en mis ojos insulares.
Guardando en mañanas presentes;
tanteo esa tu sonrisa fletada;
como si también fuera yo tu parte incolora;
resonando aquello que no trasciende.
Turbia es la justicia, no respira.
En esa manera de transitar, no pude ser demencia;
tantos frenesís postizos,
tantos años acuchillados, Sigue leyendo

Soportamos

Malsigno_img93Con los consuelos en fardos;
en los meollos perceptibles,
descansa lo vivido en umbríos amparos,
y soñamos, aquel otro lapso;
al morir de abnegación, como la postura que no quiere,
estamos dispersos, demasiado dispersos.
Como el tiempo bendiciendo la simplicidad,
arcadas de bostezos apagan la mañana,
al girar, la llave que no trasciende;
descansan atrás las voces apagándose;
donde no quiero volver.
Felicidad, es abrazarse a las arrugas que nos adornan.
A fuerza de voluntad, Sigue leyendo

Distancia

Malsigno_img92En el hedor de un final,
dejo de ser la conjunción de tumba,
a media noche, queda mucho camino por recorrer.
Y la boca se desgreña. Vuelan los misterios;
en dedales de oscura aurora;
aunemos las ofrendas invertidas.
Dulce es la sombra, en la orilla donde terminan los temblores;
solo tu nombre acude silenciosa cuando la requiero;
imperceptible; así recuerdo la forma de tus ojos,
cuando callas distante, en los astros desiertos.
Esta noche, vulnerable, custodio adioses,
aguardo despoblado,
tu silueta que no ha de volver…

Dos mantas

Malsigno_img89Fijé el amanecer, anoté lo inexpresable;
al recordarte en la derrota, de cada lucha;
no hay remedio para este nervio secado.
Yo no sé de cual ventana asoma ahora tu rostro.
Yo no sé si el rencor pueda regresarme los rezos que te he gastado.
Despunta el si pudiera, cuando no hay partida,
cuando se muestra mordaz el porvenir saqueado,
cuando la ciudad tan humedecida huele a cementerio.
En grave silencio, quisiera ahora,
amontonar los pasos andados, amontonar cada emoción, amontonar tu voz y tu sonrisa.
Y preguntarme con olor a Sigue leyendo

Desde allí

Malsigno_img91Fue así.
A quien me viera, lejos de aquí;
al final, siendo luz, fui bruscamente humano;
cogido al timón de una caótica torva confusión.
Por contar tus dedos impares,
en la vereda de alguna esquina cualquiera,
mis manos labriegas derramaron tu llave,
honda es la herida que pende, y tú lo sabes.
¿A dónde voy para quitarme la mortaja que me adorna?
¿A dónde voy para huir de los días que se juntan?
Desagraviado;
en algún lugar de Tacna, nunca Sigue leyendo